Ir al contenido principal

LO MÁS RECIENTE

Bundt Cake de Calabaza con Glaseado de Chocolate

La semana pasada les decía que les tenía más recetas con calabaza. No sabía si compartir algo sin calabaza esta vez y dejar las otras dos recetas con calabaza para las próximas semanas. Pero no me he podido resistir, a estas altura ya uno se encuentra tantas recetas con calabaza. Y a mí me pasa que mientras más veo, más se me antoja. Espero que a ustedes también les suceda lo mismo.
A mí me encantan los bundt cakes porque lucen hermosos sin necesidad de hacer mucho, la forma del molde hace gran parte de ese trabajo. Yo aún me emociono cuando saco mi bundt cake del molde. No importa cuantas veces lo haga, siempre me sorprende....
Para la masa utilicé una combinación de harina integral y harina blanca, eso fue por la simple y sencilla razón de que me quedé sin harina blanca. No tenía idea, hasta que ya estaba midiendo todos los ingredientes y con el horno precalentando.
Apliqué el plan "b".

La receta original no tenía glaseado, sólo tenía azúcar glass espolvoreada por encima.…

Crème brûlée de lavanda




¿Cómo se la pasaron estas últimas dos semanas? ¿Tuvieron vacaciones?
Nosotros sí, Saúl salió de la escuela el 7 de abril y este lunes regresó. Mi esposo tuvo unos días libres la semana del 10 de abril y nos fuimos a Las Vegas (otra vez). En esta ocasión no les tendré un post contándoles de mi viaje porque ya tengo tres posts sobre mis viajes anteriores, el del 2014 que lo dividí en dos; "Recorrido Dulce en Las Vegas Parte 1" y "Parte 2". Y el del 2015 "Las Vegas II". No creo que quieran otro más.

Pero ya les iré contando poco a poco cómo me fue y sobre todo qué postres comí.
Para nosotros siempre es un gusto regresar a Las Vegas, por eso ya hemos ido tres veces y mi esposo muchas más. Y por si no lo saben, somos afortunados de tener esta ciudad a 6 horas de viaje en carro, ya cruzando la frontera. Por eso es uno de nuestros destinos favoritos, hay tanto que ver y hacer. Además sólo hace falta ahorrar unos cuantos dólares para ir.

Aunque les cuento que cuando volvimos de nuestro viaje regresé muy cansada, no podía ni con mi alma. Necesité vacaciones de mis vacaciones. ¿No les ha pasado? 
Días después me repuse, y tenía que hacerlo si o si porque ya empezaban las celebraciones por mi cumpleaños (ya cumplí 29).

Me la pase de lo lindo estos días.



Ustedes saben lo mucho que me gustan las recetas francesas, y cada que elaboro una más, mi amor crece. Hasta ahora no recuerdo ninguna con la que me haya quedado insatisfecha con su sabor, al contrario, a veces superan por mucho mis expectativas.
Y lo mejor es que aunque tengan un nombre bonito, algunas son mucho mas fáciles de hacer que de pronunciar (al menos para mi, que no sé mucho de francés).



¡Hoy les tengo una Crème brûlée de Lavanda!
No tienen nada de ciencia hacerlas, sin embargo no es tan facilísimo como el Clafoutis de Zarzamoras ya que tenemos algunos pasos más que hacer. Pero les aseguro que cuando la prueben se darán cuenta que fue mucho más la recompensa que el trabajo realizado.

Vamos a hornear nuestras cremas en baño María. Yo les recomiendo tener mucho cuidado al meter las cremas en el horno, a una de mis cremas le entró agua y la arruiné. 
Si ustedes pueden agregar el agua cuando ya esté adentro el molde, mejor. Yo no lo hice así porque la rejilla de mi horno no se desliza y es complicado poner el agua ya adentro.
Lo que hice mal fue pasearme por toda la cocina con mi molde ya con el agua. Para la próxima sé que tengo que agregar el agua en el lugar que esté lo más cercano al horno.

Bueno, pero estas fueron mis primeras crèmes brûlées. Y fuera de ese inconveniente no tuve ningún problema más. Las otras 5 quedaron perfectas.



Una cosa que hace especial a la crème brûlée es la capa de caramelo por encima, de hecho sin esa capa no sería una crème brûlée, sólo una crème. Brûlée significa quemado. Nuestro postre en español se podría traducir como una "crema quemada".
Esta capa se hace caramelizando azúcar con la ayuda de un soplete.

Después de comprar mi soplete me enteré que podemos hacer esa capa crocante sin necesidad de uno, sólo calentando una cuchara a fuego directo en la estufa y después pasando por encima del azúcar.
En google pueden buscar cómo hacerlo, sólo escriban en el buscador algo así como "cobertura de crème brûlée sin soplete". Les paso ese tip porque no debe de haber motivo por el cual ustedes no hagan este postre. Sé que les va a fascinar y dejarán muy sorprendidos a quienes les compartan esta delicia de postre.



Crème Brûlée de Lavanda


6 a 8 crèmes brûlées
Ingredientes.
  • 3 tazas (750 ml) crema espesa para batir, a temperatura ambiente
  • 1/2 taza (100 g) azúcar granulada blanca + para finalizar
  • 1/8 cdita. sal de mar fina
  • 8 yemas, a temperatura ambiente
  • 1 cdita. flores de lavanda secas (de uso culinario)
  • zarzamoras y flores de lavanda frescas para decorar (opcional)

Procedimiento.
Precalentamos el horno a 300 °F (150 °C). Preparamos 6 a 8 ramequines para crème brûlée o vasos para hornear con capacidad de 1/2 a 1 taza de capacidad cada uno.

En una olla mezclamos nuestra crema, azúcar, sal y las flores de lavanda secas. Llevamos a hervor lento, revolviendo ocasionalmente. Apagamos el fuego y dejamos 20 minutos reposando.

Mientras tanto en un bowl mezclamos un poco las yemas. Sólo para integrar.
Ahora mezclando constantemente con un batidor globo, agregamos poco a poco la mezcla de la leche a las yemas.
Pasamos la mezcla por un colador.

Dividimos la mezcla en los ramequines.
Ponemos los ramequines en un molde grande (como una pavera), si no tienes uno donde puedas poner todos los ramequines utiliza dos o más moldes.

Agregamos agua caliente a la pavera hasta cubrir la mitad de los ramequines con mucho cuidado de no salpicar las cremas.
Llevamos al horno por 30 a 35 minutos, hasta que las cremas se miren solidificadas pero aún tambaleantes en el centro.

Con cuidado retirar los ramequines del agua y dejar a temperatura ambiente. Cubrir con plástico cada uno directamente sobre la superficie de la crema, para evitar que se forme una capa de nata. Refrigerar por al menos dos horas hasta por dos días.


Ya que estamos listos para servir, agregamos azúcar por toda la crema y caramelizamos con un soplete. Dejamos unos minutitos para que endurezca el caramelo y no esté tan caliente. Decoramos con dos zarzamoras y una florecita fresca de lavanda. Repetimos el proceso con todas las cremas.







Notas.
-Es un postre que se puede hacer con anterioridad de hasta por dos días. Al momento de servir sólo será necesario espolvorear el azúcar y caramelizar.

-Si no encuentras lavanda es muy fácil convertir esta crème brûlée de lavanda en sabor de vainilla. Hay dos opciones vaina (mi favorita) y extracto. Si utilizas una vaina de vainilla, agrégala en el mismo momento que la lavanda (no olvides abrir y raspar muy bien la vaina). En el caso de utilizar extracto de vainilla, agregar 1 1/2 a 2 cucharaditas a la mezcla de crema/azúcar después de apagar la olla.





Fuente: Receta inspirada y adaptada del libro "Home Baked Comfort"




No hay nada mejor que romper esa cobertura de caramelo con nuestra cuchara para dar paso a la crema que hay debajo. La combinación es extraordinaria.






¡Que lo disfruten!
Bruni's boulangerie

Comentarios

  1. Mi querida niña preciosa, aquí en Sevilla son las 2:11 h de la madrugada, y aquí me tienes babeando por tus maravillosas cazuelitas de Crème Brûlée, se ven terriblemente deliciosas, jejeje..
    En España existe una crema muy similar, yo diría que es casi la misma, llamada Crema catalana, y que también está riquísima, aunque yo nunca la hago en casa, solo la como cuando voy a algún sitio donde se que la hacen casera, no me gustan las precocinadas, son horribles, jejeje...
    Me encanta el olor de la lavanda, aunque nunca la he comido, solo la utilizo para perfumar mis armarios, pero sé que se utiliza en cocina y repostería, con unos resultados bastante ricos.
    A mí personalmente no me hubiera importado sabe más sobre tu viaje a Las Vegas, a mí me pilla tan lejos, que me suena a viaje de película, por eso verte a ti en fotos me lo hace más cercano.
    Como todo lo bueno se termina algún día, tus vacaciones también, yo suelo venir de mis vacaciones también para el arrastre, y necesito unos días para ponerme de nuevo al día, así que se de lo que hablas. Lo bueno que tiene el fin de unas vacaciones, ex que ya empiezas a planear las siguientes, y cuando llegan parece como si no hubiera transcurrido el tiempo.
    Besos y me alegro que lo hayas disfrutado tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo creer, soy la peor. Juraba que ya te había contestado. Más vale tarde que nunca...
      De hecho ese día publiqué en la tarde, por lo regular yo lo hago por la mañana pero como no me dio tiempo y ya no quería esperar al día siguiente, lo hice en la tarde. Y yo que pensaba que mis amigas en España no me iban a poder leer, porque ya eran las altas horas de la noche para ustedes. Y mira, tú sí me leíste. Tan linda que eres mi Concha preciosa, ¡un millón de besos!

      Eliminar
  2. ¡¡Hola Maribel!! ¡¡Pero qué riquísima!! Me gusta mucho la crème brûlée, yo la hago en casa de vez en cuando, sobre todo si me han sobrado yemas de otra preparación donde sólo necesitaba las claras. Yo las he probado ya de muchas maneras, pero con lavanda aún no y tengo lavanda que sequé de mi planta y estoy también haciendo ya recetas con ella. Lo que más me gusta de estas cremas, es precisamente, ese azúcar caramelizado de la superficie, ¡¡qué bueno está!! Yo intento dejarme siempre un poco para el final, para que me quede como último sabor ese azúcar caramelizado.
    Te entiendo perfectamente eso de descansar después de las vacaciones, a mi también me pasa, ja, ja. Además, a mi me gusta tener unas vacaciones movidas, no parar ni un solo momento, y más si me he ido a un lugar que no conozco, así que a la vuelta, necesito otros tantos días para recuperarme. Y te aseguro que no me hubiera importado que nos contaras más de Las Vegas, es una manera de viajar contigo. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esa parte es de lo mejor. Igual yo, trato de repartir muy bien el azúcar caramelizado.
      Aquí estábamos de vacaciones de abril, y ahora ya casi estamos a las vacaciones de agosto, jajaj.
      Después le contaré un poco y les compartiré unas fotos (aunque esta vez no fotografié tanto) del viaje a Las Vegas.
      Para la próxima que te sobren yemas, tienes que probar el sabor lavanda, te va a gustar mucho ;)
      ¡Besitos!

      Eliminar
  3. ¡Hola reina! Ya veo que has aprovechado al máximo estas dos semanas: vacaciones, cumpleaños, recuperación post vacacional... creo que todos necesitamos un descanso después de las vacaciones ja ja ja

    29 años... no dirás que te parecen muchos que yo calzo 6 más que tú ja ja ja

    La crème brulèe que nos traes me encanta ¡menuda presentación! Tengo muchas ganas de prepararla pero nunca llega el momento adecuado ¡qué buena pinta tiene!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, ¿verdad?
      Y respecto a la edad, sí, un poco, jajaja.
      La tienes que hacer Cuca, te va a gusta mucho.
      ¡Miles de besos para ti y tu nena preciosa!

      Eliminar
  4. Muchas felicidades retrasadas Maribel. Me alegro que disfrutaras de estas dos semanas.
    La crème brulèe tiene una pinta muy rica. Nunca la he comido aunque me encanta la crema catalana que es bastante parecida así que tendré que probar esta receta.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muuuchas gracias Marta!!!
      Sí, he visto que la crema catalana se parece mucho.
      La tienes que probar ;)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Favoritos de la Semana